Las tortillas pintadas del río Laja… La Huerta, SMA.

Río Laja
Río Laja

 

Las tortillas pintadas de La Huerta

San Miguel de Allende, Gto.

 

¿De qué trata esta práctica otomí en diversas comunidades cercanas al río Laja de los municipios de Comonfort, Dolores Hidalgo y San Miguel de Allende? Pintar las tortillas para una festividad es una tradición que siguen algunas familias de algunas comunidades otomíes de estos municipios. Se trata de imprimirle a manera de sello una imagen a las tortillas, ya sea del santo patrono, de la virgen, de animales, de plantas, de astros, de fiestas locales, entre muchos otros.

 

Para seguir esta tradición es necesario contar con un molde de mezquite, el cual, según la tradición, fue heredado de generación en generación, y que recientemente se puede mandar hacer o comprar con los pocos artesanos que quedan ya en la región.

 

Una vez que se tienen medio cocidas las tortillas, se colocan sobre el molde de mezquite, el cual de manera anticipada fue impregnado con el pigmento natural de color morado que se obtiene de la planta del muicle, la cual es posible encontrarla en los márgenes del río Laja.  En la tortilla se pinta la figura o imagen del molde en cuestión y se vuelve a colocar en el comal para su completa cocción. Así se podría decir que la tortilla deja de ser meramente un alimento cotidiano y  común, y se convierte en parte primordial de un ritual.

 

En la comunidad de La Huerta, en San Miguel de Allende; conversando con las señoras del invernadero “Mui Nsaki”, varias tenían algo que comentar en torno a las tortillas pintadas. La última vez que la señora Higinia hizo tortillas, fue para un bautizo. Varias señoras coincidieron en que no se trata labor de una sola, se requieren dos personas para hacer tortillas.  Kimberly comentó que “está difícil, hay que sancocharla, es muy entretenido”…

 

Acerca de los moldes, Trinidad contó que “mi hijo se va a calar con el palo cuchara a hacer uno”. Y entre todas platicaban que “había unos de monitos bailando, coyote, paloma (para casamientos), uno de un sol…”, “para cada evento hay un dibujo”…

 

En cuanto al color, surgieron comentarios como: “para el muicle se tibia el agüita”, “A veces se pinta, a veces no agarra, se dice que hay buena mano”…,“si uno no le hace con cuidado lo del molde, el dibujo sale como borrado”…De la misma manera la mayoría coincidieron en el buen sabor “dan un saborcito bueno, no está amargoso”…

 

Hay una creencia en torno a la preparación del muicle, y es que “una embarazada debe probar el agua con la planta del muicle, porque sino se corta”. Y dice la señora Socorro, entre risas, “con razón tanto chiquillo que salía con las nalguillas moradas”…

 

Encontramos además lo que cuenta el señor Pedro y su esposa Margarita acerca de las tortillas pintadas. Ellos cuentan que perdieron el molde hace como unos 10 años, y ya no han vuelto a tener uno. “Las hacíamos pa’ toda fiesta”…“Ya se está perdiendo la práctica, pa’ empezar ya ni echan tortillas, pa’ estarlas pintando, no pos ya no”…“Antes las mujeres eran más valientes, ahora ya somos más flojas”…

 

Escuchamos también por ahí, que este molde es heredado de generación en generación y en varias ocasiones el molde es heredado a una de las nueras, pero mucho dependerá de la decisión de quien posee el molde y de quien demuestre mayor interés por seguir la tradición.

 

La señora Silvina García quien cuida de los templos, nos comenta que “antes no le hacíamos fiestecita a la capillita de ‘Santa Cruz del  Calvarito’, pero la hemos ido retomando” y nos habla de la fiesta del Picachito y de cómo se organizan en lo de la comida para las fiestas, cuántas danzas hay, y tanto más… A ella le gusta mucho convivir con los visitantes, así que de inmediato quiere compartir y nos invita “vénganse cualquier día de estos a ver cómo se hacen las gordas pintas”.

 

La señora Lupe Olivares, les llama a estas tortillas “estampadas”, las cuales son utilizadas con “el molde de palo”, muy cosa de las “abuelitas”, quienes usaban “hierbas como el muicle”, la cual es una planta que produce un color morado. Comenta que son tortillas que se elaboran tanto para festividades patronales, como para fiestas más sencillas. Dentro de las fiestas patronales, sobresale la del Señor de la Conquista, a quien siempre algunas personas todavía acostumbran a hacerle sus tortillas.

 

El proceso lo describe la señora Lupe de la siguiente manera: conseguir el muicle “que quedan pocas matas ya”, dice;  “luego se hierve, luego se malluga, se cuela, se deja reposar una hora, y luego ya cuando las tortillas se están echando, en la primera echada se le echa el muicle”. Para la señora Lupe, “estas tortillas saben más buenas”. Acerca de las figuras en el molde, comenta que “uno de los que tiene, tiene una rosita, y otro tiene como un escudo, algo así como el escudo de la bandera, porque se ven como plantas,  algo así como un escudito.”

 

Y así son muchas señoras las que siguen esta tradición, tal es el caso de la señora Humildad, quien ha trabajado como maestra de cestería en Bellas Artes en San Miguel de Allende, se ha involucrado en proyectos de bioconstrucción con el carrizo y ha participado en las Ferias de Carrizo. También fue anfitriona y participante en un proyecto de biopatrimonio cultural con otras comunidades de Dolores Hidalgo, SMA y  Comonfort en el cual se busca documentar y rescatar este tipo de prácticas. Hace poco la encontré en una boda brindando ricos platillos de mole y las tortillas pintadas con su característico ánimo, y bueno, con el muicle.

En cada fiesta que se realiza esta práctica, cada vez que se juntan las mujeres de la casa a pintar tortillas y se lucha porque perdure esta tradición, se está manifestando su intención de mantener su memoria colectiva, así como fomentar la cohesión e identidad a nivel familiar y comunitaria; y saberse otomíes del río Laja.

 

 

Entrevistas realizadas:

Entrevista colectiva y algunas individuales a la agrupación de señoras del “Invernadero Mui Nsaki”: María Trinidad Luna, Sara López Juárez, Kimberly M. Tovar Valle, Anastasia Morales Martínez, Tiofila Rangel Alcántara, María del Pueblito Alcántara, Raquel Luna, Alondra Valle y Emilia García.

Entrevista de profundidad realizada a la señora Silvina García Valle. Canastera de la cooperativa, participante activa en el resguardo de los templos y organización de las festividades.

 

Entrevista de profundidad realizada a la señora Guadalupe Olivares, ama de casa y canastera independiente.

Entrevista de profundidad realizada al señor Pedro Alcántar y su esposa la señora Margarita; canasteros independientes

Entrevista de profundidad realizada a la señora Humildad Damián Mendoza,  canastera independiente, cocinera, bioconstructora y promotora de la riqueza cultural de su comunidad.

Fuentes consultadas:

Juárez Ramírez, Karina Jazmín, Tortillas ceremoniales; Arte y Culturas Populares de Guanajuato Número 4, Instituto Estatal de La Cultura, Guanajuato, Ediciones La Rana, 2010.

 

Comments

Ivonne Pérez
1 agosto, 2017
Hola,son tan amables de decirme en donde puedo mandar a hacer un sello,gracias.
Susana Ojeda
28 agosto, 2017
Hola Ivonne, Sé que hay escasos artesanos en Dolores y San Miguel de Allende, que los hacen bajo pedido y demás... Pero venden algunas prensas en la tienda de la calle Hidalgo cerca del Callejón del Pueblito. Para mayor información si gustas contactarme a mi correo susana.ojeda.mkt@gmail.com

Deja un comentario